Un minuto de silencio y bocas inquietas

DSC_0196El beso es toque y caricias. ¿y una chapada?

Ole oleeeee,
Ole olaaaa,
Somos amigaaaasss de tu mamaaaá,
Somos lesbianas y no paramos de chapar…

Chapar
Marchar

En este caluroso domingo 30 de octubre, en la explanada de la Central de Policía de Córdoba, por avenida Colón, el Besazo fue la respuesta de un centenar de cuerpos contra una acción concreta pero no aislada: pocos días atrás, en la plaza Colón, a poquitas cuadras de la Central, dos pibas chaparon.
Un par de policías se aproximan, no solo eso. Llegan más: tres móviles policiales. Por pibas. Por chapar. “Tocamiento indecoroso” serían las palabras que separarían esos labios.
Con la chapa policial intentaron anular sus identidades/la identidad. La reacción arcaica sigue siendo el intento de suprimirla/s.
“Siguen matando nuestras identidades”, se escucha en el megáfono. Esta actividad que se convoca es en repudio al accionar policial que reprime a diario recurriendo al Código de Convivencia. Las pibas estuvieron horas demoradas mientras los uniformes las rodeaban.
Hoy, alrededor de un megáfono, media docena de uniformadxs como espectadorxs de un lado, del otro,centenares de sujetas agarrándose a besos.

UN MINUTO DE SILENCIO.
A chapar. Intercambios multiformes. Labios aplanados. Lenguas apasionadas. Las caricias y los abrazos amasan los cuerpos, le dan nuevas formas. Manos en la nuca. En la espalda. Los ojos cerrados. Besos y más besos, entre dos, tres, cuatro… las que quieran. Dos pibas y un beso: una le besa el cuello a la otra; luego se miran a los ojos.

DSC_0250Algo en tu cara me fascina,
Algo en tu cara me da risa,
Será tu vagina…

El beso une. Somos una y todas. El beso nos recuerda que estamos vivas. Que existimos y resistimos. Por eso a la cana no le cabe. Porque como decía uno de los carteles: “Besémonos, que el amor nos salva”.