CÓRDOBA NO PARA DE…

¿No para? ¿De qué? Desde hace casi veinte años en Córdoba miles y miles de personas son detenidas arbitrariamente y constantemente por el Código de Faltas. Sin embargo, esta realidad grave para muchos, minimizada por algunos, no es lo único que pasa en nuestra provincia.

Cada vez que lxs vecinxs se organizan, salen a reclamar y cortan una calle o ruta para hacerse escuchar, la única respuesta que da el Estado a sus reclamos es la violencia. Ejemplo de esto es lo sucedido en Barranca Yaco y Bajo Pueyrredón, el lunes siguiente a las elecciones presidenciales.¿Por qué lxs vecinxs salieron a las calles? Porque reclamaban justicia y pedían la investigación del asesinato de Raúl Sanchez, al cual le quitaron la vida el fin de semana anterior. Ante estas consignas, distintas fuerzas policiales ocuparon los barrios, comenzaron a disparar contra los vecinxs e irrumpieron y lxs violentaron en sus casas, dejando muchxs heridxs por balas y golpes.

Desde el lunes por la tarde hasta la noche, la balacera continuó y fue en aumento. A lo que se sumó, una gran presencia policial en los hospitales cercanos y lxs heridxs no fueron atendidxs debidamente. Frente a esta situación, diferentes organizaciones e independientes concentraron en el centro para visibilizar lo que pasaba en estos barrios de los límites de la ciudad. Sin embargo, la movilización popular no se quedó quieta. El miércoles siguiente la FOB junto a otras organizaciones como la Biblioteca Popular de Bella Vista, que ese mismo lunes había sufrido amenazas por parte de la Comisaría Décima, marcharon hasta Casa de Gobierno.

¿Por qué una gran cantidad de gente y las organizaciones marcharon? Para seguir denunciando las políticas de criminalización y persecución hacia los que viven en barrios periféricos, hacia los que se organizan, hacia las personas que según este sistema no sirven. También, para gritar que los derechos humanos se siguen machacando y según la FOB: “gobierne quien gobierne, estamos acá, desde hace cientos de años, seguimos resistiendo, seguimos luchando, seguimos soñando, seguimos construyendo, y no nos vamos a ningún lado.

Las calles son nuestras.

¡Basta de represión en nuestros barrios y villas!

¡Si tocan a unx tocan a todxs!