Detenciones arbitrarias: una práctica sistemática en Catamarca

La policía de Catamarca detiene todos los días cientos de personas de manera arbitraria e ilegal. Lo hace basado principalmente en el art 8 inc. B) del decreto-ley 4663 del año 1991, época de la intervención de la provincia por el Caso María Soledad Morales, es decir, un momento en dónde lo que reinaba era lo que se conoce como el Estado de excepción.

En aquella época se le otorgó esta facultad absolutamente inconstitucional a la policía de la provincia y hasta la fecha ningún gobierno se animó a derogarla.

Esta atribución le permite a la policía detener a una persona para averiguar sus medios de vida, (algo sobre lo que la policía no tiene competencia para intervenir) o cuando se niegue a identificarse, cosa que en general no sucede porque nadie tiene problema de decir su nombre o donde vive, solo que muchas veces no lleva consigo el DNI para acreditar lo que dice.

En la práctica, lo que ocurre realmente es que esto es utilizado por la policía como pretexto para proceder a la detención de personas vulnerables.
Y aunque esta ley establece que en cualquiera de estos casos el arresto no podrá superar las 24 hs sabemos que en la práctica las detenciones superan ese límite, sobre todo cuando no tenemos familia o amigos que reclamen por nosotros.

Las razones reales de la detención por esta causa son muchas y variadas:

  • Demostrar poder y control entre los jóvenes de las barriadas;
  • Disciplinar a jóvenes estigmatizados como “conflictivos”;
  • “Hacer número” como se conoce en la jerga policial a la práctica de arrestar personas para que en esa guardia quede asentado que “se hizo algo”;
  • Tomar represalias contra algún conocido; entre muchos otros motivos.

Sumado a esto y en el marco de detenciones ilegales están las causas de gatillo fácil y los “suicidios” en las comisarías y el penal; los abusos sexuales organizados y/o cometidos por oficiales de la fuerza a los “primerizos del penal” (generalmente pibes de entre 18 y 22 años); las detenciones que no constan en ningún acta, contra lxs pibxs y sus familias; las causas armadas; las detenciones a menores, y los abusos cometidos en las comisarías, que incluyen el horrendo abanico de prácticas que se repite a lo largo del país (humillaciones, picana, golpes, abuso sexual,etc)

En Septiembre de 2016 la Agrupación Abogados Populares de Catamarca elabora el Manual del detenido, y este año en un trabajo conjunto con La Poderosa Catamarca fue resumido y bajado a formato fanzine para ser llevado a las calles.

Detenciones a menores / no a la baja

En el 2013 un fallo del Juez de Garantías Ramón Porfirio Acuña declara la inconstitucionalidad de los arrestos policiales por “averiguación de antecedentes” ya que es violatoria de las normativas constitucionales provinciales y nacionales. Exhortó además a los poderes legislativos a adecuar la norma para resolver esta distancia que existe con los ordenamientos internacionales que garantizan un derecho básico de todas las personas. Ese mismo año la Diputada Cecilia Guerrero (FPV) presentó el proyecto pero aun sigue sin tratarse.

En diciembre de 2016, el juez Morabito prohibió a la policía arrestar a menores por no portar documento o por la denominada “actitud sospechosa” (práctica sumamente común en Catamarca). A través de una sentencia, el magistrado hizo alusión a los casos de arbitrariedad en las demoras de menores.

Durante los fines de semana, la policía de la provincia realiza operativos de control vehicular y de identificación de personas en distintos puntos de la ciudad, generalmente en las barriadas populares, llegando a detener entre 15 y 40 jóvenes por no contar con su identificación.

Y todas las noches después de las 21hs se procede a un raleo en la plaza principal, punto muy concurrido de encuentro de jóvenes y adolescentes, obligando a los menores a retirarse.

Persecusión al reclamo

Pese al constante hostigamiento y persecución, víctimas y familiares de abusos policiales y/o gatillo fácil le ponen el cuerpo al reclamo, ya sea solos frente a Casa de gobierno, las comisarías y fiscalías de la provincia, o sumándose a las convocatorias de las organizaciones.
Es postal común ver en todas esas situaciones camionetas de la policía (sin patente ni ningún tipo de de distintivo) y policías de civil tomando fotos y registrando video.

Aquí la Agrupación Catamarca Contra la Tortura busca reunir y organizar a estas familias en el reclamo y acompañamiento de procesos. Nació en el 2015 con Pamela (una artesana detenida arbitrariamente y picaneada en la comisaría 1era), Simón activista contra la Megaminería también perseguido y torturado por la policía y Sebastián abogado de Abogados Populares Catamarca. Hoy nuclea a varios casos y familias.